domingo, 27 de marzo de 2011

Los mosqueteros regresan rejuvenecidos en 3D

NUEVA VUELTA DE TUERCA

Milla Jovovich, la perversa Milady

En octubre tendrá lugar el estreno en las salas de 3D de este clásico de Auguste Maquet y Alejandro Dumas, Los tres mosqueteros, bajo la dirección de Paul W.S. Anderson. Como es de temer será todo un festival de saltimbanquis que pretenderán modernizar la clásica narración y así reventar las taquillas.
Esta vez se ha rodado en Bavaria, y los trailers ya están disponibles en internet. Efectivamente parece que estamos viendo un videojuego como Assassins Creed, algo muy legítimo por otra parte pero que decepcionará a los seguidores de las célebres novelas de capa y espada que una vez más se sentirán ninguneados.
Los fans de Milla Jovovich en cambio sí se sentirán satisfechos porque la actriz se lucirá con su papel de mala malísima y además protagonizará diversas escenas de acción. en los tiempos modernos, la mujer ha dejado de ser el elemento pasivo de la acción para vivir también sus propias aventuras.


Milla Jovovich, Juno Temple, Gabriella Wilde

Gabrielle Wilde es la nueva Constance, la novia de D'Artagnan, Logan Lerman. Juno Temple es Ana de Austria, la reina española de la corte de Luis XIII, enamorada del Duque de Buckingham (Orlando Bloom).
El director Paul W.S. Anderson es conocido por su serie Resident Evil, lo que provoca nuestros temores ante esta nueva producción, aunque nunca se sabe. Hay directores que mejoraron con la experiencia y si empezaron con títulos comercialoides después se regeneraron con producciones más ambiciosas. Su esposa y estrella Milla Jovovich es reclamo seguro cara a la taquilla, aunque les falten un título que nos hagan olvidar sus pasadas aventuras en el mundo del cine.

Matthew MacFadyan, Logan Lerman, Ray Stevenson y Luke Evans

Título: Los Tres Mosqueteros
Título original: The Three Musketeers
País: USA
Estreno en USA: 14/10/2011
Estreno en España:
Productora: Impact Pictures, Constantin Films
Director: Paul W.S. Anderson
Guión: Paul W.S. Anderson & Andrew Davies
Reparto: Logan Lerman, Milla Jovovich, Matthew Macfadyen, Ray Stevenson, Luke Evans, Mads Mikkelson, Gabriella Wilde, Juno Temple, Orlando Bloom, Christoph Waltz

sábado, 26 de marzo de 2011

La "doble" de Natalie Portman

SARAH LANE SE SIENTE NINGUNEADA

Sarah Lane

Sarah Lane, bailarina de 27 años contratada para suplir a la ganadora del Oscar Natalie Portman en las escenas de danza más comprometidas de Cisne Negro, ha roto el silencio pactado con los productores de la película para denunciar que solo el 5% de los planos de cuerpo entero de la actriz le corresponden a ella. 'El 95%', asegura Lane, 'lo hice yo, y en los casos necesarios se sobreimpresionó su rostro al mío digitalmente'.
La bailarina ha decidido dar su versión de los hechos tras leer repetidamente en entrevistas concedidas por Portman, y en ocasiones también por el coreógrafo de Cisne Negro, Benjamin Millepied (pareja actual de la actriz), que el 85% de las escenas de baile las había protagonizado ella, y que si se recurrió en ocasiones muy puntuales a una doble fue por agilizar la producción.
Lane deja claro que considera a Portman 'una gran actriz; pero nadie puede en un año hacer el trabajo que yo, bailarina durante dos décadas. Aunque se haya querido vender así de cara a los Oscar: perder veinte kilos y aportar un gran dramatismo a un papel no es lo mismo que resultar convincente como bailarina profesional'.


Natalie Portman

Boudica, una mujer contra Roma

BOUDICA (2003)

Alex Kingston

Boudica, reina de los icenos, tiene escasa filmografía y sus pocos títulos son telefilmes o películas de bajo presupuesto como ésta de la que nos ocupamos. España no está sola a la hora de olvidar a sus héroes como Viriato o Corocota, la Gran Bretaña no se ha acordado de su heroína nacional y es curioso que en este país hayan aparecido estos personajes femeninos que han empuñado las armas para librar a su pueblo de una potencia invasora como en este caso son los romanos.
La película de Bill Anderson no es en absoluto desdeñable, pero sí es modesta. Un pobre presupuesto no justifica casposidad como el caso de Los cántabros y algunos peplums baratos, sino que puede ser ejemplo de un cine realizado con dignidad.
Alex Kingston representa pues con acierto a esta reina guerrera que vivió en tiempos del emperador Claudio (Jack Shepherd), quien aparece en esta película como contrapunto de su perverso sucesor Nerón (Andrew Lee Potts) y su madre Agripina (Frances Barber).
En 1978, Boudica había protagonizado una serie de TV, Warrior Queen, con Siân Phillips, la pérfida Livia de Yo, Claudio, y en 2006 un telefilme Warrior Queen Boudica con Charlotte Comer que en España hemos visto en el Canal Historia.


Alex Kingston

Por lo tanto, esta mujer tiene grandes cualidades para convertirse en protagonista de una buena superproducción, sobretodo dado el éxito reciente de Centurión de Neil Marshall y la esperada El aguila de la novena legión de Kevin Macdonald, ambas sobre las campañas romanas en la antigua Britania. La reina vikinga (1967) de Don Chaffey, producción menor de la Hammer, tiene algunas reminiscencias de Boulica, pero su presupuesto es demasiado bajo para un objetivo más ambicioso.
El guión elude muchas de las atrocidades de la reina de los icenos en su campaña contra los romanos y también la represión de éstos tras su victoria final que fue tan dura que hasta asustó al propio Nerón, tan habituado a estos trances.
Boudica es pues un film menor pero grato. Alex Kingston borda el personaje. La parte que muestra la Roma de Nerón es menos interesante por la falta de medios y por cómo se cargan las tintas en este personaje que acaba por convertirse en un tirano patético.
La realización es poco original pero siempre digna, la corrección británica se impone. Quedamos pues a la espera de una producción que haga justicia a la reina de los icenos.

Monumento a Boudica y sus hijas en Londres
Boudica, fue la reina guerrera de Britania, que acaudilló entre el 60 d.C. y el 61 d.C. el mayor levantamiento contra la ocupación romana durante el reinado del emperador Nerón, liderando a las tribus de los Icenos, que habitaban en la zona de Norfolk, al este de Inglaterra, además de otras tribus Bretonas y Trinovantes, reuniendo bajo su mando a un ejército de entre cien mil y doscientos treinta mil soldados contra la ocupación romana.
La gran heroína de los británicos nació entorno al año 30 d.C. en algún lugar de la tierra de los Icenos, tribu de origen celta que se distribuía por la región de Anglia del Este (actuales Norfolk y Suffolk). Los Icenos eran aguerridos guerreros cuyas armaduras estaban remachadas en oro, peleaban desnudos y precedían sus ataques con trompetas. Combatían pintados de azul con glasto, que aparte de aterrorizar a los enemigos, las cualidades antisépticas del glasto, ayudaban a prevenir la infección de las heridas.

Boudica

Boudica y sus dos hijas, Zelda y Tamarah, fueron flageladas y violadas por soldados romanos provocando su rebelión

jueves, 24 de marzo de 2011

Hansel and Gretel: Witch Hunters

HANSEL Y GRETEL CAZAN BRUJAS

Gemma Arterton

Los fans de Gemma Arterton nos sentimos decepcionados porque no aparecerá en Furia de titanes 2, pero sí en esta nueva versión de las andanzas de Hans y Gretel, aunque ya sabemos de las recientes modas de reconvertir los clásicos de la literatura infantil en relatos nuevos con los personajes ya adultos.
Esta versión naturalmente se rueda en 3D y será una revisión terrorífica, oscura y en fin, hasta que la veamos poco podremos decir.

Famke Janssen


Título original: Hansel and Gretel: Witch Hunters
País: USA Productora: Paramount Pictures / Gary Sanchez Productions
Director: Tommy Wirkola Guión: Dante Harper, Tommy Wirkola Reparto: Jeremy Renner, Gemma Arterton, Famke Janssen, Peter Stormare, Ingrid Bolsø Berdal

Hansel y Gretel, 15 años después de los hechos narrados en el popular cuento de hadas de los Hermanos Grimm, se ganan la vida cazando y aniquilando brujas de forma violenta.

El esperado regreso de Perseo

SE RUEDA "FURIA DE TITANES 2"

Sam Worthington
doblemente triunfador con "Furia de titanes" y "Avatar"

Las luchas entre humanos, monstruos y dioses de la mitología clásica griega volverán al cine en marzo de 2012. Por ello, ya ha comenzado a filmarse en Londres, concretamente la fotografía principal, la segunda parte de Furia de titanes y al igual que en la primera también se rodarán algunas de sus secuencias en parajes de Tenerife.

Las desavenencias en el control creativo entre el director Louis Leterrier y los estudios Warner Bros. y Legendary Pictures - entre otras, las productoras impusieron su guión modificando considerablemente el de Leterrier -, hicieron que finalmente éste fuera apartado del proyecto y que la dirección de Furia de titanes 2, que debía titularse Wrath of the Titans, haya recaído en Jonathan Liebesman, realizador de La matanza de Texas: El origen y de Invasión a la Tierra (Battle: Los Angeles) que se estrena en España el próximo 1 de abril.
Una secuela en la que estará la mayor parte de sus protagonistas anteriores. Sam Worthington repite como el héroe Perseo, Liam Neeson interpretando a Zeus, Ralph Fiennes como el malvado Hades y Danny Huston encarnando a Poseidón. Pero no sus dos anteriores protagonistas femeninas. Por un lado Gemma Arterton, que interpretaba a Io - la doncella que protegía a Perseo desde que era niño -, no podra participar porque estará rodando Hansel and Gretel: Witch Hunters; y Alexa Davalos, la princesa Andrómeda, ha sido sustituida por Rosamund Pike.
La acción tendrá lugar diez años después que Perseo lograra su victoria derrotando al monstruoso Kraken y los planes del pérfido Hades. Un Perseo que vive pacíficamente ejerciendo como pescador y cuidando de su hijo pequeño, Helio. Sin embargo, en el Olimpo las batallas por el poder entre dioses y titanes continuan. Hades y Ares (Edgar Ramírez) se alían con Kronos - el padre de Zeus, Hades y Poseidón -, liberándolo del calabozo situado en las profundidades del infierno para que recupere su trono desbancando a Zeus. Una batalla que obligará a entrar de nuevo en combate a Perseo, aliado con Andrómeda, ahora reina; Argenor (Toby Kebbell), el hijo semidiós de Poseidón; y el dios caído Hephaestus (Bill Nighy).

lunes, 21 de marzo de 2011

¡¡¡Por fin!!!

EL HOBBIT EN RODAJE

Peter Jackson

El director Peter Jackson inició este domingo en Nueva Zelanda el rodaje de El Hobbit, la precuela de la trilogía de El señor de los anillos, tras superar meses de continuos retrasos, informó el cineasta en un comunicado.
El director neozelandés, de 50 años, afirmó que el reparto, encabezado por Martin Freeman como el hobbit Bilbo Bolsón y Ian McKellen en el personaje del mago Gandalf, ha terminado con los preparativos de la película.
Elijah Wood, Christopher Lee, Cate Blanchett y Orlando Bloom repetirán los mismos roles que encarnaron en El Señor de los Anillos, ganadora de un total de trece premios Oscar en las tres entregas.
Problemas de financiación, un conato de huelga de actores y una úlcera de Jackson han puesto en jaque a la producción, que constará de dos partes, con un presupuesto de 500 millones de dólares (352 millones de euros).
Debido a los retrasos, el director mexicano Guillermo del Toro se retiró en mayo de 2010 de la coproducción de New Line Cinema y Metro Goldwyn Meyer, aunque continuó su colaboración en la elaboración de los guiones.
En octubre de 2010, las productoras estuvieron a punto de llevarse el rodaje a otro país tras los problemas salariales con los sindicatos de actores locales, pero el Gobierno neozelandés medió y aceptó modificar la ley laboral para salvar el proyecto.
La historia de El Hobbit transcurre en la Tierra Media descrita en la película El Señor de los Anillos, el mundo de ficción creado por J.R.R. Tolkien, y está previsto que la primera entrega llegue a los cines en 2012.

domingo, 20 de marzo de 2011

Semblanza de la dinastía Tudor

LOS TUDOR
CUATRO TEMPORADAS

Gracias a una oferta especial he podido adquirir a buen precio las dos primeras temporadas de esta serie sobre la dinastía inglesa Los Tudor, sorprendentemente rodada por una empresa irlandesa en coproducción con Canadá. Gracias a las series online he podido visionar las otras dos. Todo un clásico de la televisión y una serie modélica.
En el 2007 se estrenó la primera serie y en le 2010 la cuarta. No sabemos si se decidirá continuarla con los reinados de Maria I de Inglaterra y su hermanastra Isabel I, de quién comentábamos hace poco sus dos adaptaciones al cine con Cate Blanchett en su lamentable panfleto imperialista.
En 1970, con peores medios, la BBC grabó otra serie protagonizada por Keith Michell quien la presentó personalmente en España declaró que la corte del orondo Enrique VIII fue muy siniestra pero que echaba de menos que en España no hicieran otra similar con Felipe II que también se la hubiera merecido.
Aquí siempre vemos la paja en el ojo ajeno pero nunca la viga en el propio. Somos además maniqueos, los "malos " son los demás y nosotros los "buenos". Estos personajes históricos tienen sus luces y sus sombras, no son malvados de una pieza sin matices como se nos suelen presentar.


Enrique VIII (Jonathan Rhys-Meyers) fue un déspota, un tirano sí. Pero eso es algo consustancial a un personaje al que se le ha otorgado demasiado papel. La serie nos lo presenta como un ser educado, más guapo de lo habitual, con sus contradicciones. Una corte que trata de librarse de la corrupción del papismo, pero sustituyó la fe católica por otra similar. La Iglesia anglicana, confundida con la protestante creado por Lutero o Calvino, es la más semejante a la católica y de hecho se ha hablado últimamente de reconciliación y reunificación.
Resulta curioso, pero muchos actores de la película son irlandeses como el propio Jonathan Rhys-Meyers y además católicos, también cantantes. Maria Doyle Kennedy es una famosa cantante irlandesa que corrió con el papel de Catalina de Aragón, Joss Stone (Ana de Cleves) es inglesa pero comparte profesión con los anteriormente mencionados. Sarah Bolger (Maria Tudor) es una joven promesa que se ha revelado en esta serie obteniendo importantes premios interpretativos.
Natalie Dormer le da a su Ana Bolena un toque morboso, una mujer ambiciosa y sin escrúpulos que es decapitada por unas relaciones adúlteras que no existieron, llevando además a sus falsos amantes al cadalso. Annabelle Wallis añade dulzura a su Jane Seymour, la única mujer a la que realmente amó Enrique VIII y que murió de forma prematura tras alumbrar a su hijo Eduardo VI. Tamzin Merchant es la alocada Catalina Howard, prima de Ana Bolena, parentesco que la serie omite, que le siguió al cadalso. En otras series y películas nos es presentada como una chica dulce y agradable, casi infantil, inadecuada para el cargo.
Joely Richardson (la hija de Vanessa Redgrave) corre con el personaje de la sexta esposa, Catalina Parr, una mujer más estable que las precedentes.

Joss Stone es Ana de Cleves, descrita como una mujer fea y sin gracia. Pero la actriz es todo lo contrario, es uno de los rostros más agraciados de la serie.
Ha llamado la atención las escenas eróticas de la serie. Bien realizadas y con evidente buen gusto. Al ser una serie irlandesa nos ahorran la apología del imperio inglés, nos sorprende que una nación rival y eternamente enemistada con Inglaterra sea quien haya puesto en marcha la producción de esta serie pero da una imagen poco placentera. Enrique VIII es para Inglaterra un monarca de recuerdo incómodo. La caricatura habitual es la de un tipo que grita, zafio y tosco. En realidad un hombre refinado que hablaba correctamente varios idiomas, entre ellos el castellano.
Resulta curioso, pero en algunos fragmentos, la reina Catalina de Aragón o María Tudor deben hablar algunas frases en castellano porque se supone que es su idioma. María Tudor incluso fue reina de España al desposarse con Felipe II. Pues escuchando la serie en su versión original a los actores apenas se les entiende o tienen un acento latinoamericano por lo que han sido redoblados en estas secuencias.

Más acertada es el retrato de un serie que se cree un dechado de virtudes, que no duda en organizar una matanza en el norte de Inglaterra porque se rebelaron a causa de sus abusos y encima creerse justo y generoso. A pesar de su gran cultura, el rey es un ser que vive aislado desde su infancia y que no entiende los problemas de su pueblo. Un ser que cree que su poder se lo ha entregado Dios y que cree que los territorios que administra son de su propiedad particular tratando a sus habitantes como ganado.
Un rey que no es bueno, pero es más a causa de su cargo, de la institución que representa que es mala por naturaleza. La monarquía siempre ha sido un obstáculo para que los pueblos evolucionen convirtiendo a sus súbditos en alienados que se tragan todas sus mentiras.
Enrique VIII acabó trastornado, pero el poder le cegó desde el inicio de su reinado, y más tarde cegó a sus sucesores. Fue padre de tres hijos que se convirtieron sucesivamente en monarcas, un caso único en la historia. Si asesinó a miles de católicos para legitimizar su cisma, posteriormente a luteranos y calvinistas, su hija María Tudor, presentada como una muchacha dulce en la serie, llevó a la hoguera a miles de anglicanos como represalia. Isabel I, la reina virgen, volvió a matar católicos en una espiral de violencia que no tuvo fin.
El poder es malo siempre, aunque en estas series practiquen la doble moral y nos hagan creer que los tiranos son malos cuando son extranjeros y bondadosos si son compatriotas nuestros.

viernes, 18 de marzo de 2011

Los "slasher", sexo y terror


LOS SLASHER
TERROR DE BROCHA GORDA



Bahia de sangre (1971)
El filme precursor del subgénero

En 1971 Mario Bava nos sorprendió con Bahia de sangre, con una sucesión de secuencias tremendas por su impactante violencia. En Sitges se convirtió en la película estrella pero tardó mucho en estrenarse en España, cosas de la censura franquista a la que no le gustó demasiado este macabro relato.
A pesar de convertirse en un filme de culto, adjetivo que yo temo más que a la muerte, prefiero otros trabajos del gran Mario Bava como Las tres caras del miedo o La máscara del demonio. En el thriller siempre he preferido las sutilezas que al terror de brocha gorda acumulando efectos sangrientos que acaban por aburrir por su insensatez.
Aparecieron entonces La noche de Halloween y Viernes 13 con su larga serie de secuelas a cada cual peor. Lugares cerrados, adolescentes asesinados uno tras otros y unos psicópatas que son motivo de admiración, algo que aún me sorprende más.
La mezcla de erotismo y terror dio buenos dividendos pero jamás sirvió para lanzar una carrera, Jamie Lee Curtis triunfó cuando abandonó su papel de musa del terror y prefirió dedicarse a la comedia. Los subgéneros son generalmente pan para hoy y hambre para mañana.
Actualmente este tipo de cine es conocido con el nombre de "slasher", antes "psycho killer", pero su público siendo siempre muy limitado.






Barba Azul (1972)
Nathalie Delon y Sybil Danning enviadas al otro mundo en pleno ardor sexual

Viernes 13 Parte 2 (1981)


Christie Levin en "Snakewoman" (2005)
Finalmente tuvo el mismo destino que la pareja de "Bahia de sangre"

Carmen Montes en "Snakewoman"



miércoles, 16 de marzo de 2011

Crónicas de la Pérfida Albión

ELIZABETH (1998)

Cate Blanchett en "Elizabeth"

En España siempre nos quejamos de la Leyenda Negra y de la pésima imagen que tenemos en el extranjero. Parte de esa mala fama se gestó en la época de la reina Isabel I deInglaterra (Greenwich, 7 de septiembre de 1533 – Richmond, 24 de marzo de 1603), la hija de Enrique VIII y de Ana Bolena. Cuando haya concluido el visionado de la serie Los Tudor volveré sobre el tema en cuestión, pero de momento me centraré en estas dos películas que en la parte positiva está su factura industrial impecable y la presencia de la australiana Cate Blanchett. En la negativa la apología del Imperio Británico por parte de un realizador hindú procedente de Bollywood, Shekhar Kapur, lo cual lo hace aún más sorprendente.
Kabur es autor de una versión de Las cuatro plumas (2002) que fue considerado antibritánica, y uno no entiende porqué con tales precedentes se le ocurra justificar precisamente el imperialismo que oprimió durante muchos años a su país tergiversando la historia de forma tan burda. A veces los intereses económicos y las ambiciones personales son padres de numerosas contradicciones, aparcando los principios a un lado.

Cate Blanchett en "Elizabeth, la edad de oro"

La primera película de este díptico, Elizabeth, se inicia en el reinado de María Tudor, la llamada Bloody Mary por su crueldad en restaurar el catolicismo en Inglaterra, pero se olvida que la Inglaterra protestante cometió muchas atrocidades en aquella época. La película no se extiende mucho sobre el tema de la intolerancia religiosa que en un sentido o en otro ha hecho mucho daño a la humanidad y aún la hace tanto en una religión como en otra.
Se centra más en los problemas personales de la llamada Reina Virgen que no quiso contraer matrimonio y que al morir dejó el trono vacante sin descendencia directa. Su reinado es controvertido. Por una parte su país evolucionó positivamente en el aspecto cultural, inició su expansión hacia las Américas pero fueron años complicados por la división religiosa.


Grandes efectos para la Armada "Invencible"

La segunda película, Elizabeth, los años dorados, tiene mayores errores históricos. El retrato del rey de España es tan grotesco y ridículo que no se lo cree nadie y, encima, maltrata a los ingleses católicos y así mismo a los escoceses. Viniendo de un hindú resulta contradictorio el contenido de esta película. Las guerras de Inglaterra contra España fueron nefastas tanto para los intereses españoles como los de los ingleses porque les llevó a la ruina. La rivalidad de Felipe II con Isabel I fue letal para ambos países y se olvida que Inglaterra no fue un país inocente por sus ataques constantes a puertos españoles.
Es como si un hecho es bueno o malo según sea quien lo ejecute. La intransigencia, el imperialismo, el belicismo es siempre malo sea quien sea el que lo ejecute. Por otra parte, la película deja en evidencia al cine español que siempre ha sido indolente en contar nuestra historia en el cine y que hasta tuvo que venir Charlton Heston desde Hollywood para llevar a la pantalla nuestro Mio Cid y que a Jaume el Conqueridor lo hayan presentado como un sodomita impenitente.
El díptico de Shekhar Kapur sobre el reinado de Isabel I destaca por su corrección técnica y sus efectos visuales, por la presencia grata de Cate Blanchett, pero se hunde como la Armada Invencible en el terreno del rigor histórico.
Resulta curioso, pero la película omite el destino de los marineros que naufragaron en esta desdichada empresa española (hundida por los elementos, no por los navíos ingleses) que llegaron a las costas del sur de Inglaterra o Irlanda. Al no poder regresar a España por falta de medios económicos cayeron en las redes matrimoniales de todas las solteras que vivían en estas zonas.
Una historia muy curiosa que a nadie se le ha ocurrido contar.

El bufonesco Felipe II de Jordi Mollá

TÍTULO ORIGINAL Elizabeth AÑO 1998 DURACIÓN 123 min. PAÍS Reino Unido DIRECTOR Shekhar Kapur GUIÓN Michael Hirst MÚSICA David Hirschfelder FOTOGRAFÍA Remi Adefarasin REPARTO Cate Blanchett, Geoffrey Rush, Christopher Eccleston, Joseph Fiennes, Richard Attenborough, Fanny Ardant, Kathy Burke, Eric Cantona, James Frain, Vincent Cassel, John Gielgud, Emily Mortimer, Jean-Pierre Léaud PRODUCTORA Coproducción Reino Unido-India; Polygram Filmed Entertainment / Channel Four Films presentan una producción de Working Title
PREMIOS

1998: Oscar: Mejor maquillaje. 7 Nominaciones
1998: Globo de Oro: Mejor actriz drama (Cate Blanchett). 3 nominaciones 1998: 6 premios BAFTA, incluyendo mejor fotografía, actriz, maquillaje. 12 nominaciones 1998: Premio Max Factor en el Festival de Venecia: Jenny Shircore 1998: National Board of Review: Mejor director (Shekhar Kapur) 1998: Asociación de críticos de Toronto: Mejor actriz (Cate Blanchett)
GÉNERO Drama | Biográfico. Histórico. Siglo XVI

TÍTULO ORIGINAL Elizabeth: The Golden Age AÑO 2007 DURACIÓN 114 min. PAÍS Reino Unido DIRECTOR Shekhar Kapur GUIÓN Michael Hirst, William Nicholson
MÚSICA A.R. Rahman FOTOGRAFÍA Remi Adefarasin
REPARTO Cate Blanchett, Clive Owen, Geoffrey Rush, Tom Hollander, Abbie Cornish, Samantha Morton, Eddie Redmayne, Jordi Mollà, Adam Godley, Jazz Dhiman, Dave Legeno, Robert Cambrinus, Jeremy Barker
PRODUCTORA Studio Canal / Working Title Films

PREMIOS

2007: Oscar: Mejor vestuario. 2 nominaciones
2007: Nominada al Globo de Oro: Mejor actriz - drama (Cate Blanchett)
2007: 4 Nominaciones BAFTA: Mejor actriz, vestuario, maquillaje, diseño de producción

GÉNERO Drama | Drama de época. Histórico. Biográfico. Siglo XVI. Secuela

domingo, 13 de marzo de 2011

Amores de cine

CATALINA Y JUANA DE ARAGÓN

Catalina de Aragón por Michel Sittow

Enrique VIII por Hans Holbein el Joven

Revisando las dos primeras temporadas de Los Tudor, aparecidas en DVD y gracias a una oferta especial he podido adquirirlas, he reparado en el gran juego que da a la cinematografía y a la televisión los amores contrariados de Catalina de Aragón y de su consorte, rey de Inglaterra, Enrique VIII. Sólo otra pareja tiene tal parangón, la de Juana I de Castilla y Aragón y su marido, el rey Felipe I el Hermoso.
Ambas formas dos parejas similares y, además, fueron hermanas, hijas de los Reyes Católicos que tan desafortunada descendencia tuvo. Un mal día se les ocurrió iniciar la política matrimonial, es decir, casar a sus hijas con nobles importantes y meter así sus pies en cortes extranjeras. Juana fue casada por un Habsburgo y Catalina con un Tudor.
El destino provocó que los hijos mayores de los Reyes Católicos fallecieran antes de tiempo y la testa coronada fue la de Juana, quien al estar mentalmente incapacitada o al menos eso dicen, provocó que una casa real extranjera se hiciera con la Corona de España y así nos vimos metidos en múltiples guerras imperialistas contra el resto de Europa.
Las novelas y guiones cinematográficos nos presentan a dos mujeres anegadas, que amaban hasta el delirio. Algunos historiadores niegan que Juana estuviera loca, fue una excusa para sacársela de encima porque en la machista España no gustaba ser gobernado por mujeres. Pero si es cierto que su amor era puro delirio por un hombre que no la correspondió, un monarca que coleccionaba amantes y que falleció prematuramente.
Catalina, la hermana menor de Juana, fue casada con Arturo de Gales, hijo de Enrique VII, fundador de la Casa Tudor, pero al fallecer al cabo de pocos meses no sabían que hacer con la joven y virginal viuda. Era una niña aún cuando tuvo que abandonar Granada, la ciudad donde residió en su infancia, y se veía perdida en un país extraño. Tras negociaciones con el Papado y con la Corona Española, finalmente la desposaron con el hermano menor de Arturo, Enrique que era cinco años más joven que ella.
Nunca se ha llevado al cine la primera parte de su reinado que es tal vez menos teatral pero mucho más feliz. Una serie de circunstancias, los hijos no sobrevivían y sólo Maria Tudor llegó a edad adulta, provocó una crisis y que Enrique se fijara en Ana Bolena.
En ambos casos, Felipe el Hermoso y Enrique VIII, son presentados como dos grandes villanos, dos seres extremadamente desagradables. Incluso en películas británicas, que se supone deberían tener una visión apologética del monarca, dejan muy mal parado a ese rey despótico y cruel.
En España ya se sabe. Dos extranjeros maltratando a dos españolas, jarabe de palo para ambos. Nunca se es objetivo al tratarlos. Pero la imagen de Enrique en las películas inglesas es muy mala, todo lo contrario de la reina Isabel I, hija de Enrique y Ana Bolena, considerada una de sus mejores monarcas a lo largo de la historia. Si Catalina de Aragón goza siempre de buena imagen, ya que fue una reina muy popular en su tiempo, su hija María Tudor fue llamada Bloody Mary, María la Sanguinaria, porque se convirtió por despecho y resentimiento en un ser cruel y vengativo.
En el caso de la otra pareja, reducida a películas españolas, el villano es sin duda Felipe el Hermoso considerado además un monarca inútil que no aportó nada bueno.
Pero la imagen de mujeres anegadas que nos han dejado ambas hermanas conforman dos personajes muy cinematográficos, dos papeles muy codiciados por las actrices porque gracias a ellos pueden lucirse a placer.


Retrato de Juana de Castilla
Werkstatt des Meisters der Magdalenenlegende

Juana de Castilla por Juan de Flandes

Felipe el Hermoso por Philipp der Schöne

Felipe I de Castilla por Juan de Flandes

Charles Laughton y Enrique VIII

LA VIDA PRIVADA DE ENRIQUE VIII (1933)

Corría el año 1933, a principios del cine sonoro, que Alexander Korda, un húngaro afincado en el Reino Unido, que pone en marcha su famosa producción La vida privada de Enrique VIII como productor y director.
La tarea estaba marcada por su complejidad. El monarca Enrique VIII ha pasado a la historia como un déspota, un barbazul implacable, seductor y asesino de mujeres aunque la realidad es más compleja.
El director elude la parte de Catalina de Aragón, la más sórdida, y se inicia el día de la ejecución de Ana Bolena, una de las figuras históricas más odiadas por Occidente.
Sabiamente la película elude la tormentosa experiencia con dicha reina, se centra más en su relación con la tercera, Jane Seymour (Wendy Barrie).

Binnie Barnes, Elsa Lanchester, Charles Laughton, Merle Oberon, Wendy Barrie

Si el matrimonio con Catalina fue una razón de estado y la de Ana Bolena quedó envenenada por el exceso de ambición y falta de escrúpulos de la mentada, el de Juana (Jane) Seymour en cambio fue por amor y encontró un periodo de paz del que nunca más volvió a disfrutar. Lamentablemente a los dieciocho meses, la mujer a la que más amó falleció tras dar a luz al futuro monarca Eduardo VI de vida efímera.
La película tiene un sorprendente tono de comedia de humor agridulce. El rey es mostrado como un fanfarrón zafio y de pésima educación. Debido al parecido de Charles Laughton con el retrato del monarca que le hizo Hans Holbein el Joven, pintor de la corte, el famoso y orondo actor corrió con el personaje obteniendo uno de sus mayores éxitos en toda su carrera.
Si como actor Laughton es incuestionable, no obstante la visión que se da del temible rey es considerada de dudosa autenticidad. Se asegura que su zafiedad es exagerada y que Enrique VIII era un hombre muy educado perjudicado por la desmedida ambición de Ana Bolena que llevó el reino a la fractura y a la división provocado por el cisma del anglicanismo.

Elsa Lanchester y Charles Laughton

Sí el fragmento de Juana Seymour se mueve por los terrenos de la tristeza, un amor que pudo ser real que fue roto por una muerte prematura, algo muy habitual en tan insana época, el de Ana de Cleves está marcado por la comicidad más estridente. Por razones de estado, Enrique es casado con una mujer fea con la que no se quiere acostar. Ese "adefesio" está interpretado por Elsa Lanchester, futura Novia de Frankenstein, y esposa real de Laughton en la época.
La escena de la noche de bodas es la más divertida de la película y un fragmento de farsa antológico con la famosa frase "¡Lo que hay que hacer por Inglaterra!" (que Sean Connery, James Bond, repitió en Sólo se vive dos veces cuando tiene que seducir a una mujer por cuestiones laborales).

La farsa da paso de nuevo a la tragedia. Catalina Howard (prima de Ana Bolena), una adolescente cuando el rey tenía más de 50 años, es la nueva reina consorte pero la diferencia de edad provoca que el anteriormente fogoso monarca acabe llevado astado poco decoroso.

De la tragedia, Alexander Korda nos lleva de nuevo a la comedia con la última esposa que acaba por dominarle en su vejez.
La visión que se da de Enrique VIII es incluso amable y Charles Laughton acaba por convertirle en un ser entrañable a pesar de que se trata de uno de los monarcas más odiados en la historia de la humanidad. Si su corte fue lamentable, otros reyes no le iban a la zaga y su desprestigio no es tan ostentoso.
A pesar del paso del tiempo, la película conserva toda su frescura y es una pieza importante de cine histórico en donde se elude la apología propia de esa clase de películas en las que el personaje tratado nos es mostrado como el ser más perfecto del planeta algo que Enrique VIII no fue nunca.

Charles Laughton en "La reina virgen"

Veinte años después, Hollywood, quiso llevar la vida de una jovencita Isabel de Inglaterra, hija de Enrique VIII y de Ana Bolena, a la pantalla. Así La reina virgen (1953) del refinado George Sidney, fue rodada con un brillante Technicolor de la época y se tuvo el gran acierto de ofrecerle el breve papel de Enrique VIII a Charles Laughton que aceptó encantado. Esta vez muestra la vejez del personaje, pero una vejez real, ya que en la película de Korda esta parte se ve muy postiza.


Sidney reincide en todos los tópicos creados por Korda al mostrarnos a un déspota maleducado al que todos temían.
Ambos filmes dan una visión bastante tópica de la Pérfida Albión y de una época terrible y traumática de su historia. En realidad fue la época en que Inglaterra pretendió convertirse en un Imperio, al igual que España que entonces estaba en la cúspide de su poder.
Se pasa de puntillas por el cruel reinado de María Tudor y se centra más en el breve periodo de Eduardo VI (que dio pie a a la novela Príncipe y mendigo de Mark Twain, varias veces llevada al cine).
Ambas películas provocaron que durante mucho tiempo se tenga a Charles Laughton como referente y como imagen de Enrique VIII como si fuera su clon. No fue hasta la llegada de la serie Los Tudor que dicha imagen se puso en cuestión.


Retrato del monarca obra de Hans Holbein el Joven, pintor oficial de la corte de Enrique VIII

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...