viernes, 29 de mayo de 2009

Inevitable secuela

NOCHE EN EL MUSEO 2


Noche en el museo machacó la taquilla y, como el cine es un negocio, aunque a mucha gente no les guste reconocerlo, apareció la inevitable secuela que como todas las secuelas no es más que una maniobra comercial realizada, eso sí, con verdadera pericia.
Ben Stiller repite en su personaje, añoramos a Dick Van Dyke, y Amy Adams nos seduce en su papel de aviadora emancipada. Esta vez hay un cambio de museo, el Smitian o como se llame de Washington. La película tiene muy poca coherencia, los productores sólo buscan la espectacularidad y crear un espectáculo divertido. Desean que la gente se lo pase bien y eso lo consigue fácilmente.
En efectos especiales han tirado la casa por la venta, lo más divertido es ver la estatua de Abrahm Lincoln tomar vida. O las pinturas del museo, penetrando incluso en la famosa foto en blanco y negro con un marino besando a una chica. El guarda pierde su movil que deja perplejo al marine que trata en el epílogo descubrir sus secretos. El marine se llama Motorola.....
La acción nunca decae, poco importa la incoherencia del guión, porque un museo vigilado con cámaras de seguridad no se da cuenta del enorme estruendo que tiene lugar en sus entrañas por la noche.
Pero claro, lo único que se pretende es que lo pasemos bien y esos detalles poco importan. Ben Stiller es uno de los mejoes comediantes del cine actual, al menos es el que más se preocupa de darle calidad a sus trabajos, por lo que sentimos una profunda simpatía hacia él.


Amy Adams

viernes, 22 de mayo de 2009

Las fantasmadas de rigor

ANGELES Y DEMONIOS

Ayelet Zurer y Tom Hanks

Precedido de una oportunista polémica, una campaña publicitaria para incautos, la última película de Ron Howard no es más que un thriller policiaco repleto de tópicos cuya única originalidad es que transcurre en el Vaticano durante un cónclave.
Como la película es norteamericana, aunque con capital japonés, y ya se sabe que los gringos se creen que el mundo gira a su alrededor, la investigación debe de llevarla un profesor universitario de Havard (Tom Hanks que se pasea por Roma mirando a todo el mundo por debajo del hombro) contra toda lógica como si los profesionales italianos fueron todos unos zopencos.
En fin los tópicos de siempre pero al menos los escenarios resultan más atractivos que las impersonales calles de las ciudades de siempre. Como thriller sí funciona, está bien realizada no lo vamos a negar incluso la crítica del Vaticano la ha encontrado graciosa porque ni siquiera se la han tomado en serio porque nada en su metraje es serio.
Los actores secundarios, como no, son lo mejor de la función, Ewan MacGregor y Ayelet Zurer. Todo lo demás es la clásica fantasmada que al cabo de un par de meses habrá caído en el olvido y se verá como lo que es, un espectáculo para pasar el rato y nada más.


lunes, 18 de mayo de 2009

Regreso de viejos amigos

STAR TREK 2009

Las dos caras de Spock:
Zachary Quinto, el actual, y Leonard Nimoy, el clásico


Miércoles pasado me pasé por el cine, naturalmente con una proyección infame, para ver la nueva entrega de Star Trek (2009) de J. J. Abrams, y me hizo gracia que la sala estaba concurrida de hombres de mi generación (no había señoras) y sus hijos (tampoco había hijas). Los personajes de siempre reaparecen pero volviendo al principio de sus aventuras, como aquel episodio piloto que nunca volvimos a ver.
La serie me cae bien, la prefería incluso a las galaxias de George Lucas tal vez porque sus guiones eran más inteligentes. Primero fue una serie de TV que en España se vio en el segundo canal cuando tenía poca cobertura, se titulaba aquí La conquista del espacio.
Por eso, la serie la descubrí cuando empezaron a rodarse los largometrajes para la pantalla grande. Desgraciadamente el paso del tiempo no perdona y los actores envejecieron y fueron sustituidos por una nueva generación, ya no era lo mismo, aunque los nuevos personajes eran agradables.
Ahora se ha rodado un remake de su primera aventura, de cómo Kirk llega a ser el capitán del Enterprise, con el rostro de Chris Pine. Algunos detalles sexistas empañan la película, por ejemplo los tripulantes varones llevan pantalón largo y las chicas minifalda. Un detalle que en el futuro probable ya se habrá superado con creces y que resulta un tanto fuera de lugar.
Pero nos encontramos con una realización dinámica, con Winona Ryder como madre de Spock y Eric Bana como el villano que borda con su maestría.
Me lo he pasado bien y me ha hecho recuperar mi interés por esta serie de ciencia ficción, una de las mejores que recuerdo, junto a la de El planeta de los simios original. Al menos este remake es mucho más agradable que el de Tim Burton.


Leonard Nimoy, el Spock de siempre, regresa a su personaje fetiche en una aparición especial

jueves, 7 de mayo de 2009

Un film maldito

LA HORA INCOGNITA


En muchos libros de cine he visto fotos de esta película pero jamás la oportunidad de verla. Se trata de un título insólito en la filmografía de los hermanos Ozores, Mariano de director, José Luis y Antonio de actores, Elisa Montes (esposa de Antonio) como actriz. Cineastas que se especializaron en una comedia zafia y de mal gusto. El caso de José Luis era disitnto. Lamentablemente encasillado en papeles de paleto tartaja que a mucha gente les hacía la gracia, pero en realidad era un ser entrañable que escondía a un gran actor.
Precisamente en La hora incognita (1963) lo demuestra. La trama gira alrededor de una bomba atómica que por error técnico va a caer en una ciudad española. La población es evacuada pero se olvidan de unas trece personas un tanto despistadas que no tienen posibilidades de escapar y que esperan la muerte segura, resignándose a su destino.
El clima está muy logrado y Mariano Ozores consigue una perfecta intensidad dramática pese a algunas ingenuidades en el guión. Los actores están soberbios, sobretodo José Luis Ozores que borda su personaje de vagabundo borracho.
Desgraciadamente este título no tuvo éxito comercial y los Ozores se vieron obligados a replantearse su carrera cayendo en el cine de consumo más facilón. Como cinéfilo lo lamento, pero como trabajador del cine lo entiendo.
De todas formas es un film maldito que convendría rescatar del olvido.

viernes, 1 de mayo de 2009

Libro de Jordi Ardanuy

LOS VAMPIROS ¡VAYA TIMO!


Nuestro compañero y amigo Jordi Ardanuy acaba de publicar un libro con la Editorial Laetoli dentro de una colección llamada "¡Vaya timo!" destinado a desenmascarar todas las supercherías que padecemos a principios del siglo XXI en nuestra poco lúcida sociedad.
Para nosotros el interés por los vampiros es muy relativo. En mi caso soy cinéfilo, me gusta el buen cine y estoy interesado en algunas películas, como por ejemplo las de Terence Fisher, porque son buenas películas y no porque en ellas aparezca Christopher Lee haciendo de Drácula.
El cine fantástico sólo me interesa cuando son buenas películas y me interesan únicamente por sus valores estrictamente cinematográficos y por nada más. El cine fantástico malo no me interesa para nada.
Pero por razones extrañas, alguna gente cae en el fanatismo ciego y se dedica a echar incienso a auténticos bodrios sólo porque su protagonista sea un "icono". La mera referencia a unos temas ya trillados, copiados descaradamente de la creación ajena, provoca que se sobrevaloren infamias pseudofílmicas asistiendo al torpe y grotesco carnaval de los continuos homenajes y alabanzas a los bodrieros de rigor.
Otra de las consecuencias de ese cine que nos gusta porque es cine y no porque salen vampiros es que algunos se dedican a especular sobre su existencia. Es evidente que en el pasado, siglos atrás, la gente creyera en estas leyendas debido a la gran influencia de la religión cristiana. Eran otros tiempos ya superados.
Que ha habido enfermedades que provoca que haya gente que beba sangre, pues sí. Puede ser. Pero a mí personalmente sólo me interesan las buenas películas y otras aficiones que tengo, como la fotografía, el senderismo, el video digital y la animación 3 D. Lo malo de este país es que se creen que porque te interesan las películas de Browning, Fisher y compañía debes tragarte estas leyendas o pretendidas leyendas como si fueran ciertos o dedicarte a ensalzar bodrios infumables sólo porque en ellos aparece un vampiro o un hombre lobo ridículo.
Cada cosa tiene su especio. A mí me gusta mucho Tolkien y la trilogía de El señor de los anillos y no creo ni en orcos y en la existencia de hobbits. Mi interés es estrictamente cinematográfico o literario, nada más.
El cine fantástico es en realidad una evasión, una diversión, en absoluto una religión como algunos se empeñan en convertir contra toda razón y contra toda lógica.
Ardanuy habla de las creencias en el vampirismo, de Lilith y de Drácula, de otros más. Leyendas que pertenecen al pasado cuando no existía tanta información como en el presente, en donde la ignorancia suplía con fantasías la falta de conocimiento. Épocas que felizmente ya han pasado y lo único que nos toca hacer es pasar página.
El libro está bien explicado y conviene leerlo, al menos para que no dejemos que nos tomen el pelo como lo están haciendo mucha gente en los últimso tiempos.

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...