miércoles, 30 de mayo de 2007

Los Dips de Pratdip

LOS PERROS VAMPIRO DE PRATDIP
El desaparecido Joan Perucho ideó en su “LES HISTORIES NATURALS” las aventuras de un vampiro de la vieja escuela llamado Onofre de Dip. Sin embargo, en este bello pueblecito del Baix Camp (Tarragona) nos encontramos con una leyenda real de vampirismo, los dip, los perros vampiro que dieron nombre al mismo.
En el siglo XIX la leyenda se extinguió, pero se creía que por los alrededores del pueblo merodeaban unos perros pequeños oscuros amenazadores que atemorizaban a los viajantes y a los trasnochadores de porrón y taberna.
En el retablo de Santa Marina de 1602 ya aparecían esos diabólicos canes y también en el de 1730 con un fondo dorado. En el escudo de la villa aparecen con una pierna levantada y la cola alzada con boca abierta y lengua colgante mostrando una expresión feroz.
Esos canes del averno sembraron el terror en los animales de la zona a los que atacaban, asesinaban y bebían su sangre, pero en realidad nadie los vio, sólo presentían su presencia demoniaca a través de unos ojos terroríficos que brillaban en la negra noche.
En la entrada del pueblo, en la actualidad, aparece la imagen de un perro más amable pero se echa de menos aquellos canes endiablados de las antiguas leyendas fruto de la imaginación popular o quizá de algún hecho difícil de explicar.
Arriba un mapa de la zona donde está Pratdip, debajo el escudo del pueblo donde podemos distinguir a un dip, un perro vampiro de la leyenda a la que hacemos referencia.
----------------------------------------------------
Arriba y abajo, dos imágenes de Pratdip
----------------------------------------------------
La ermita de Santa Marina, vecina de Pratdip

La leyenda del conde Estruc

LA LEYENDA DE ESTRUC

A pesar de la creencia general de que el vampirismo, tal como lo entendemos habitualmente, procede de Transilvania, ya existía una leyenda en el condado de Ampurias (actual Ampurdán) en el siglo XII situado en la antiguamente llamada Catalunya Vella (es decir, aquella que durante la invasión musulmana no fue sometida a las hordas invasoras y permaneció cristiana), donde tuvo lugar la más escalofriante de las historias de nosferatus o estrugas, palabra ésta derivada de estriges.
Algunos la ubican durante el reinado de Pere el Catòlic hacia 1212 pero las fuentes más fidedignas la sitúan en 1173, año en que transcurre mi novela “Estruch”. En aquellos tiempos se vivían continuos conflictos entre la Corona de Aragón y Cataluña contra los reyes de Francia para apoderarse de Occitania, territorio que pasó a pertenecer desde entonces a la Federación catalanoaragonesa. El rey Alfonso II el Casto, era un joven de diecisiete años y desde la muerte de su predecesor Ramón Berenguer IV la tutoría de nuestras tierras estaba en manos del rey inglés Enrique II de Plantagenet (padre de Ricardo Corazón de León, el mismo de las cruzadas y las aventuras de Robín Hood) y del Obispo de Barcelona Monseñor Guillem de Torroja.
El rey catalán tenía como enemigo principal al rey Llop (en castellano “Lobo”) de Murcia y las incursiones en la Tarraconense eran frecuentes y, al mismo tiempo, teníamos las luchas fronterizas del norte contra los francos en la disputa de Occitania. Por eso el condado de Ampurias era un hervidero de intrigas, luchas con castellanos e ingleses (aliados del rey Alfonso) por un lado y por el otro los enemigos ya mencionados, sin olvidarnos de los navarros siempre en liza con el reino de Aragón.
El conde Estruc fue un notable guerrero que siempre luchó en favor de la Corona catalanoaragonesa y, en aquellos años, ya estaba en su senectud por lo cual fue enviado a Llers, una pequeña villa cerca de Figueras, donde existía otro enemigo esta vez interno: los paganos.
Parte de los catalanes del siglo XII aún vivían apegados a los antiguos cultos iberos paganos, anteriores al Cristianismo, por lo cual éstos eran un potencial aliado de los árabes o, tal vez, de los francos. Por esa razón el viejo soldado tuvo que reprimir esos cultos ancestrales que aún creían en la magia y las ciencias ocultas, origen de la actual creencia en brujas y demás supersticiones, y obligar a los campesinos ampurdaneses a abrazar la fe en Cristo.
Esta represión motivó que el anciano conde sufriera una maldición por parte de sus víctimas y que tiempo después de su muerte natural, Estruc rejuvenecido se levantara de la tumba convertido en reviviente sembrando el terror por toda la Catalunya Vella.
Dicen las antiguas leyendas que sólo salía de noche para beber la sangre de sus víctimas, gustaba seducir y violar a las mozas casaderas dejándoles embarazadas. Al cabo de nueve meses las desafortunadas parían pequeños monstruos que morían no más nacer ya que, según las tradiciones antiguas (curiosamente idénticas tanto en Cataluña como en Transilvania) un vampiro no puede tener hijos.
El rey Alfonso II tenía no pocos disgustos en aquellos tiempos y la población estaba realmente aterrorizada. La gente tenía miedo de salir de noche, todos llevaban ajos y crucifijos para protegerse del terrible nosferatu y ya nadie podía dormir en paz hasta que una anciana religiosa encontró la tumba del conde Estruc y le clavó la estaca en el corazón, desapareciendo para siempre la maldición.
Pero el recuerdo del vampiro sobrevivió al paso del tiempo y aún queda el dicho “tenir malastruc” o “mala astrugancia” para definir a quién tiene mala fortuna. Incluso durante generaciones las madres catalanas amenazaban a sus hijos con llamar al conde Estruc si no eran buenos y no hacían lo que se les mandaba.
En el mismo Llers, un poblado donde sopla con gran fuerza la Tramontana del Canigó, un viento frío y áspero que los antiguos habitantes achacaban a unas brujas legendarias, las célebres brujas de Llers que dominaban los aires. El agudo silbido del viento, según las creencias populares, era motivado por la furia de estas mujeres. En Transilvania existía un mito semejante, las ”Ieles” (es decir “las Ellas”), cuyo paralelismo es sorprendente.
Otra leyenda catalana célebre es la de los dips, nombre que se les dio a una especie de perros vampiros (o perros estrugas) que existieron en unas praderas situadas a unos cuantos kilómetros al sur de Reus. Por esa razón se creí un pueblo llamado Pratdip, cuyo nombre es una unión de la palabra Prat (pradera) y dip que en su escudo incluye la figura de un can harto significativa.
Empero, la importancia del conde Estruc es decisiva en la evolución del mito vampírico aunque en aquel tiempo no se le conocía con tal nombre, y podemos considerarle como el primer upiro de la Historia tal como lo entendemos actualmente.
Es sabido que en aquellos años, Ricardo Corazón de León, futuro rey de Inglaterra, residía en la misma zona en que se desarrolló la leyenda del conde Estruc ya que fue enviado por su padre Enrique II de Plantagenet para participar en las Guerras del Rosellón, a favor de la corona aragonesa y catalana contra los francos estableciéndose en Perpiñán, a muy escasas leguas de Figueras y de Llers. Tal vez este dato justifique que, tras la Tercera Cruzada acontecida entre 1190 y 1192, el mito pase al Este de Europa.
Es sabido que Ricardo de Inglaterra atravesó el Danubio, camino de Tierra Santa, y que a su regreso en 1193 fue hecho prisionero por Leopoldo, duque de Austria, quien solicitó un fuerte rescate originándose en Inglaterra el conflicto que hemos visto en las películas de Robín Hood. El rey inglés estuvo encerrado en el castillo austriaco de Tierenstein, muy cercano a Transilvania, y cosa curiosa es a finales del siglo XII que estas leyendas irrumpen en los Cárpatos.
Los revivientes masculinos fueron llamados “strigoí” y los femeninos “strigoaíaca”, como vemos su fonética es muy semejante a la palabra ”estriges”, el mito griego, pero también a “estruga”, la leyenda catalana.


Salvador Sáinz, EL CINE DE DRACULA (2007)

Pratdip

PRATDIP



En Pratdip existe una leyenda de perros vampiros, los dip, muy interesante por cierto. Estuve allí el pasado Lunes de Pascua con la familia. Su castillo tiene una imagen digna de un film de Roger Corman, de noche es impresionante.
En su escudo podemos ver a los canes revivientes. Un sitio a revisar en la provincia de Tarragona.



Manu y Celia en Pratdip


English

COUNT ESTRUC

Count Estruc is a vampire legend in the Catalonia North (Spain).

Count Estruc (actually Estruch) was a vampire in an old spanish legend based on real happenings. He lived in Llers (on the French border with Spain) sometime around the 1170's. Don Guifred Estruch was an old knight, he left his home to battle the pagan demons and is reported as killed. The count later returns as a vampire. He terrorises the small catalonian village for many years but is eventually killed by an old nun.

During the Spanish Civil War (1936-1939), Estruc's castle was destroyed by the Legion of the Condor (Nazis in the Spanish War).

Français

COMTE ESTRUC

C'est une ancienne légende de vampires. La première en Europe, plus ancienne que la legende du comte Dracula. Llers, dans l'actuelle frontière entre l'Espagne et la France, aux environs de Perpignan. En l'an 1173, un ancien chevalier nommé Guifred Estruch est envoyé a Llers par le roi Alfons. Il est assassiné et devient un vampire qui effraya longtemps la région. Cette histoire est racontée dans les romans de Salvador Sáinz, publié en 1991, Estruch et après en quelques courts contes (Les filles d'Estruc, L'hote d'Estruc, Strigoiaca, L'anneau d'Estruc, Les caves de Marcia....) et dans le livre El cine de Dracula (2007), tous du même auteur. Le Comte Estruc est le premier vampire de l'histoire connue. Une historie effrayante dans l'époque de la guerre du Rousillon entre la France d'un côté et l'Angleterre et la Catalogne d'autre.


Dans l'image une photo du château détruit du comte Estruc en Llers. Ce petit village fut détruit dans la Guerre Civile espagnole par les avions d'Hitler, la Legion Condor, episode raconté dans Les filles d'Estruc.


Català


COMTE ESTRUC
Estruga o Struch fou un noble català medieval de l'època de Guillem Torroja, l'any 1173, el tutor del rei Alfons II d'Aragó (el Cast). Segons aquesta llegenda, el comte era un home vell que es va morir i va tornar a la vida convertit en un vampir jove. La paraula vampir és més moderna, del segle XVIII, aleshores aquests eren coneguts amb altres noms com "estruga", "revivent" (en Rouman ie A Romania s'anomenaven "strigoi" o "nosferatus"). Aquest vampir xuclava la sang a la gent d'aquell temps, seduïa a les noies joves i les deixava embarassades. Al cap de nou mesos aquestes dones donaven a llum uns petits monstres que morien tan bon punt naixien.
Aquest horror va durar un temps fins que el monstre va ser trobat i mort per una monja vella. En altres versions es diu que va ser mort per un ermità d'origen jueu que el va fer descansar en pau amb un ancestral sortilegi.
Estruc és una de les primeres llegendes de vampirs de la història del vampirisme. Va viure o procedeix de l'Empordà, del poble de Llers, on hi ha una altra llegenda de bruixes que volen amb el vent quan bufa la Tramuntana.
Altres fets més històrics ens donen a conèixer un personatge real que visqué en les contrades esmentades. S'anomenava Arnalli Estrucionis i es casà amb n'Arnaldeta Sitjar (que morí el 1214 i està enterrada a la col·legiata de Sant Fèlix, i el sepulcre de la qual es conserva encara avui). Pocs historiadors s'han apropat a aquesta història.
L'any 1991 es va publicar una novel·la de ficció dedicada al comte Estruc ("Estruch" de Salvador Sáinz) on s’hiI van afegir dades imaginàries perquè en realitat es una narració del génere fantàstic. Aquí el comte es diu Guifred Estruch i té una filla anomenada Núria.
Existeix una altra llegenda catalana de vampirs. són el gossos vampirs de Pratdip, anomenats "dips" i d'ací el nom del poble.
En collaboració amb Alexandra Lozano

Español - Leyenda del conde Estruc

CONDE ESTRUC

El conde Estruch es una leyenda catalana del siglo XII. En el Ampurdán, antigua colonia griega, en la villa de Llers, cercana a la frontera con Francia, apareció uno de los primeros vampiros que aterrorizaron la población ampurdanesa.
La palabra "Estruch" o "Estruc" tiene un sinónimo, "Estruga", significa fortuna en lengua catalana. Se decía entonces tener "malastruc" o "malaestrugancia" cuando se tenía mala suerte.
En la mitología griega era muy terrorífica las leyendas de las estriges, antecedente del vampirismo tal como lo conocemos ahora, pero resulta curiosa la similitud con la palabra "Estruc" que con el tiempo derivó en "Estruch" con ch final, pero que se pronuncia en catalán como si fuera una "k".
Hay que recordar que la palabra "vampiro" es mucho más moderna y que en aquella época, durante muchos siglos, los nosferatus, los no muertos, eran conocidos como "strigoi" (strigoïaca en femenino) en la zona transilvana. Otra palabra de corte muy similar.
El apellido al que aludimos tiene también derivación francesa, "Astruc".
El conde Estruch fue un antiguo caballero feudal, defensor de la cristiandad, que por una maldición se convirtió en un nosferatu. Falleció y regresó a la vida convertido en un terrible monstruo insaciable.
En 1991 protagonizó una novela, "Estruch" de Salvador Sáinz, y varios cuentos cortos del mismo autor: "Las hijas de Estruc", "El anillo de Estruc", "Strigoïaca", "El huesped de Estruc" y "Las cuevas de Marcia".

En la foto de arriba podemos ver las ruinas del castillo del conde Estruch en Llers (Alto Ampurdán).
-----------------------------------------

  1. Tali Carreto, "Dossier Vampirismo" Revista Freek, Cádiz (20 de febrero 2006)
  2. Angel Gordon, El gran libro de los vampiros, Morales y Torres editores.
  3. Miguel C. Aracil.Vampiros, mito y realidad de los no-muerto, Editorial Edaf, S.A.
  4. Jordi Ardanuy y otros autores. Vampiros: magia póstuma dentro y fuera de España. Barcelona, Luna Negra, 1994.
  5. Salvador Sáinz, El Cine de Drácula, FantCast , 2007
  6. Salvador Sáinz, Estruch, Transylvania Express, 1991 (novela)

Heráldica

Heráldica


Escudo de armas del apellido Estruch. Lleva como armas: En campo de azur, cinco estrellas de plata puestas en sotuer. Expertos en heráldica aseguran que es de origen catalán y no alemán como afirman algunas fuentes.
Toda información al respecto será bien venida. Por cierto algunas fuentes afirman que Astruc, apellido parecido al que nos ocupa, tiene origen judío y otras aseguran que el mismo es francés o catalán aunque presenten un escudo similar al de Estruch.
------------------------------------------------------------
Otras fuentes


Detalle del blasón del Abad Estruch en su lauda sepulcral en el monasterio de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). S. XIV
Catalán. Chevronado de plata y gules. Lauda sepulcral, año 1378, Museo Provincial de Girona. [Ll. Doménech i M., ms].
Catalán. De gules, un avestruz parado de plata. Lauda sepulcral del Abad Estruch en la iglesia de Cugat del Vallès. [Ll. Doménech i M., ms] (Ver Foto).
------------------------------------------------------------

"Es un apellido de origen catalán. Según los tratadistas García Carraffa y Fluviá y Escorsa este apellido tiene el mismo origen que los de "Estús" y "Esturs" aunque tengan distinta ortografía, indicando los mencionados autores que sus solares más antiguos radicaron en Cervera, Lleida y Urgell. A esta antigua familia pertenecía Alberto Estruch,..."
------------------------------------------------------------

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...